Autor: fasfi

Naciones Unidas en su 75 aniversario

Naciones Unidas en su 75 aniversario

El 24 de octubre se celebra el 75º aniversario de las Naciones Unidas. La Organización cumple 75 años en un escenario internacional complejo, debido (entre otras cosas) a la crisis del COVID-19.

Tras la Segunda Guerra Mundial, todavía recordada como el peor conflicto de la historia moderna, con el objetivo de evitar que el mundo volviera a enfrentarse y tras el fracaso de la Sociedad de Naciones, algunos países se unieron para crear un organismo internacional que promoviera y facilitara la cooperación entre los distintos gobiernos. Así nació la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En junio de 1945, 51 países firmaron la Carta de las Naciones Unidas (hoy son 193), que entró en vigor el 24 de octubre de ese mismo año. Por eso, el Día de las Naciones Unidas se celebra en esta fecha, cada año.

 

 

Firma de la Carta de San Francisco

En la actualidad, las Naciones Unidas cuentan con una enorme trayectoria, que pasa por luces y sombras, pero a la que no se le puede negar el gran impacto que ha tenido en el desarrollo de la humanidad y en la promoción de los derechos humanos. Ha contribuido a mitigar el hambre y la pobreza en todo el planeta, ha desarrollado misiones de paz en los cinco continentes, ha sido mediadora de conflictos, ha socorrido en catástrofes naturales y crisis humanitarias y, sobre todo, se ha convertido en un punto de encuentro legítimo para la discusión de problemas globales.

Hoy en día, se compone de una docena de órganos de gobierno, como la Asamblea General o el Consejo de Seguridad, que definen las líneas principales de actuación. Por otro lado, estas líneas se ejecutan a través de programas, fondos y agencias, que trabajan para llevar a cabo dichas políticas en distintos ámbitos: infancia (UNICEF), refugiados (ACNUR), o igualdad de género (ONU Mujeres).

Además de evitar conflictos y mantener la paz (sus propósitos principales), defender los Derechos Humanos, y ofrecer ayuda humanitaria en situaciones de emergencia, la ONU trabaja para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible, recogidos en la Agenda 2030, cuyo lema “no dejar a nadie atrás” deja claro su propósito.

La Agenda 2030 es una hoja de ruta, con un plazo de 15 años destinada a erradicar la pobreza y cuidar un planeta sometido a crisis globales amenazadoras, que van desde el cambio climático hasta la propia pandemia del coronavirus.

 

Los 17 ODS

 

En octubre de 2020, prácticamente podemos seguir haciéndonos las mismas que nos hacíamos cinco años, cuando se aprobó la Agenda 2030. Sin embargo, surgen nuevos matices que dibujan un escenario distinto y que no podemos dejar escapar.

En primer lugar, los retos de los que hablamos son cada vez más urgentes. El tiempo pasa y el año 2030 cada vez está más cerca. Por otro lado, la pandemia del COVID 19 ha hecho que los problemas que ya estaban presentes alcancen una escala sin precedentes. Como consecuencia, el esfuerzo que el mundo tendrá que hacer será considerablemente mayor.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, manifestaba que “los escasos avances en materia de igualdad de género y derechos de las mujeres, conseguidos a lo largo de las décadas, están el peligro de retroceso como consecuencia de la pandemia de la COVID19”, en este año que se celebra también los 25 años de la Cumbre de Pekín, pionera para la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. Por otro lado, OXFAM Intermón advierte que la crisis del COVID puede suponer una década de retroceso en la lucha con contra la pobreza.

Sin embargo, son muchas las voces que apuestan por la necesidad de resolver estos problemas globales de manera conjunta y que entienden que la ONU, a sus 75 años, a pesar de enfrentarse a multitud de retos en este escenario tan complejo, y teniendo a sus espaldas algunos errores que le pesan es hoy, más que nunca, imprescindible para el desarrollo de la humanidad.

Mujeres que tejen vida

Mujeres que tejen vida

Uno de los países donde FASFI está presente es Bolivia. En concreto, en el departamento de Potosí, el más pobre del país que, a su vez, es de los más pobres de Sudamérica.

Es allí en uno de los lugares donde FASFI lleva a cabo uno de sus proyectos, además recién aprobado de nuevo para el año 2021, a pesar el parón que ha tenido por la situación del COVID-19. Es el proyecto: “Mujeres que tejen vida”.

Se trata de un proyecto que proporciona formación y acompañamiento a un grupo de unas 20 mujeres artesanas y campesinas para el desarrollo y venta de productos textiles artesanales, con el objetivo de que sean capaces de generar ingresos económicos propios, con el objetivo, en otras palabras, de empoderarlas y aumentar su calidad de vida.

Todas las mujeres que forman este grupo provienen de zonas rurales. Llegaron por distintos motivos a Barrio Lindo, una zona de la periferia de Potosí.

El grupo cada vez se encuentra más unido, y cada vez se sienten más en casa. Se trata de un lugar de trabajo, pero sobre todo de encuentro, donde las mujeres comparten sentimientos, anhelos, preocupaciones y sueños.

Durante los meses de confinamiento en Bolivia, el contacto se ha ido manteniendo por vía telefónica, y las mujeres que trabajaban en el “taller” han podido llevarse algunos de los materiales para poder seguir con sus labores en sus casas.

El año pasado, Mari Carmen Caballero FI contaba como “en el caminar del grupo han ido surgiendo otros deseos, otros sueños. Algunas la mayoría, o no saben leer ni escribir o su paso por la escuela ha sido muy irregular, conjugando trabajo y escuela desde muy pequeñas (más trabajo que escuela), ahora sienten la necesidad de formarse, de terminar estudios de primaria y secundaria, lo desean por ellas mismas y también para poder ayudar a sus hijos. […] Dos veces a la semana, una voluntaria les da clases de alfabetización a unas y de refuerzo a otras. Además, con ansias de seguir ampliando nuestros conocimientos y deseos de superación, un día a la semana, nos dedicamos a la repostería”.

Nos mandaron desde Bolivia algunos de los resultados del trabajo que han estado realizando. Son llaveros, marcapáginas y monederos, tejidos a mano con esfuerzo y dedicación. Os lo dejamos aquí para que vosotros también podáis verlo.

 

 

Nuevos proyectos 2021

Nuevos proyectos 2021

Ya se han aprobado los proyectos que FASFI  llevará a cabo durante el año 2021.

Como todo en este 2020, los proyectos también se han visto afectados por la pandemia del COVID-19. FASFI está presente en lugares remotos a lo largo de todo el planeta, donde la pandemia está incidiendo con fuerza y cuyas consecuencias afectarán no solo al desarrollo de los mismos proyectos sino al propio desarrollo individual de los que participan en ellos.

Las cifras del Banco Mundial inciden en que la crisis del COVID-19 empujará a la pobreza extrema (lo que supone vivir con menos de 1,9$ al día) a entre 110 y 150 millones de personas a escala global.

En el año 2021 se van a llevar a cabo 17 proyectos en ocho países distintos, de los cuales algunos dan continuidad a proyectos anteriores y otros son nuevos. Las líneas generales que persiguen los proyectos 2021 son dos: educación y empoderamiento de la mujer. Aunque también se atenderán a otras necesidades y derechos, como el acceso a la salud.

El proyecto del Internado Santa Cándida María de Jesús en Utrail, Bangladesh, es uno de los proyectos que continúan. Se trata de un proyecto cuyo fin es el de contribuir al derecho a la educación de 80 niñas y adolescentes de los pueblos indígenas Garo a través de una educación integral, que promueve su empoderamiento y la mejora de la calidad de vida de las comunidades.

 

Internado Sta. Cándida María de Jesús en Utrail, Bangladesh.

Un proyecto que se estrena es el de Ayuda al Estudio en Metoro (Mozambique), ampliando la presencia de FASFI en la zona, que ya colaboraba apoyando al Centro de Salud de medicina natural de la Parroquia Cristo Rey, ofreciendo servicios sanitarios de manera directa a unas 800 personas campesinas.

El nuevo proyecto tiene como objetivo fomentar la escolarización y la mejora del aprendizaje de alumnos en la Escuela Comunitaria de Metoro, concediendo becas para las matrículas, uniformes y material escolar, y manteniendo las aulas de refuerzo escolar y la biblioteca comunitaria.

Bolivia, Cuba, Argentina o España son otros de los países donde estaremos presentes. Si quieres saber más sobre el resto de proyectos, puedes verlos aquí.

A pesar de las dificultades que la pandemia supone, a las que además habría que sumarle las que ya se dan de por sí en terreno, los proyectos para el año 2021 se han ajustado a las necesidades de cada territorio con el fin de que resulten exitosos.

Durante el año se irán lanzando iniciativas a través de las cuales podrás colaborar con los distintos proyectos. Te animamos a que estés atento tanto a nuestra página web como a nuestras Redes Sociales, donde iremos informando de todas las novedades.

¡Te esperamos!

 

Voluntaria internacional en tiempos de Coronavirus

Voluntaria internacional en tiempos de Coronavirus

Agustina Espino partió de Uruguay hacia Argentina en febrero con la ilusión de hacer su primer voluntariado internacional con FASFI. A las pocas semanas comenzaron los primeros casos de Coronavirus allí y su plan inicial dio un vuelco. Ella nos ha enviado su testimonio y nos cuenta esperanzada las oportunidades que está encontrando en medio de la pandemia.

“La experiencia de voluntariado internacional era un sueño sembrado en mi corazón desde mucho antes de lo que puedo recordar. La posibilidad de dar a otros mi tiempo completo, y que el servicio, siendo siempre una parte de mi cotidiano, se convirtiera en centro de mi vida, era un llamado que quemaba dentro, y esperaba pronto hacerse realidad. Este llamado, a compartir la vida con otros, tras un largo tiempo de preparación, finalmente se concretó desde Fasfi (Fundación Ayuda Solidaria Hijas de Jesús) en una fecha y un lugar; febrero de 2020, Villa Ocampo, Santa Fe (Argentina).

El 26 de febrero salí de Uruguay, rumbo a Villa Ocampo. El cariño de los míos, expresado en las despedidas de esos días, me siguió acompañando durante el tiempo que duró esta hermosa experiencia.

Las tres primeras semanas se vivieron a fondo, con intensidad. Junto a Nina y Patricia, dos de las hermanas de la Comunidad de Villa Ocampo, y Delia, virgen consagrada, que vive en ese lugar, visitamos a multitud de grupos bíblicos y compartimos la Eucaristía con variedad de comunidades. Tuve la oportunidad de conocer la historia de diversos hombres y mujeres, quienes abrían su corazón y me daban la oportunidad de entrar en ellos. A su vez, comencé a dar clases con Loly, la tercer Hija de Jesús en Ocampo, superiora de la comunidad, en la EFA (Escuela de la Familia Agrícola). Allí conocí al cuerpo docente y compartí las clases con tres grados. Trabajar en conjunto con Loly, y con esos estudiantes, fue un verdadero placer. Además, conocer la pedagogía de la alternancia, la cual se aplica en este tipo de instituciones, fue ampliamente enriquecedor para mi formación como profesional de la educación.

Durante esas semanas, comenzaron a aparecer los primeros casos de Coronavirus en Argentina, y el 20 de marzo se declaró la cuarentena obligatoria en el país. De ahí en adelante, la experiencia cambió completamente su curso. Los últimos dos meses en Villa Ocampo, fueron meses de búsqueda. De pensar, de intentar, de soñar, de inventar. De trabajar en conjunto, de compartir los dones de cada una, para ponerlos al servicio de otros. Y creo que, alcanzamos el objetivo que nos habíamos propuesto: ayudar a otros a vivir la Semana Santa de un modo más profundo, y de conocer más a fondo a Antoñita, para poder reflectir su vida en la nuestra, a través de las pautas de oración y diferentes videos que fuimos creando para la comunidad.

Para muchas personas, mi voluntariado fue una experiencia frustrada por la situación de la cuarentena. Y no los juzgo. Si hubiera sabido de antes lo que iba a suceder, también me hubiera preguntado: ¿Cómo voy a ayudar a otros si no puedo salir de casa? ¿De qué sirvo yo en esta situación? ¿Cómo servir a otros cuándo no podemos servir?

En octubre del año pasado, el Papa Francisco expresaba que la iglesia, debía ser siempre iglesia en salida, una iglesia con las puertas siempre abiertas. Desde que las escuché, esas palabras dan vueltas en mi cabeza, y me acompañaron especialmente durante todo este tiempo de encierro. Y fue ahí, que las entendí de otro modo. Entendí, que el encuentro con los otros puede darse en mil formas. Que podemos abrir las puertas de otra manera, y que debemos aprovechar las herramientas que tenemos para poder hacerlo. Y entendí también, que nuestra iglesia en salida, tiene mucho que aprender del mundo, para saber leerlo, para mejor acompañarlo. Entendí que yo, si quiero ser iglesia en salida, a veces también tengo que abrir las ventanas que más me cuestan. Y entendí, que seguir al que late adentro, es el mejor modo de abrirlas, que la confianza era la respuesta a todas mis preguntas, y que debía entregarme a unos planes que claramente no eran los míos.

Hoy, me siento plena, completa y profundamente feliz de lo vivido durante estos meses en Villa Ocampo. Con este voluntariado, sigo confirmando que los caminos de Dios muchas veces no coinciden con los propios, pero que estos cambios de planes, producto de su voluntad, son los que traen consigo la felicidad más sencilla, profunda y duradera.”

Agustina Espino
-Uruguay-
Fasfi Región Argentina Uruguay

Incremento de las deducciones fiscales por donativos a ONG

Incremento de las deducciones fiscales por donativos a ONG

Los porcentajes de deducción para las donaciones se han incrementado en mayo de 2020 por lo que, según se recoge en el Boletín Oficial del Estado (BOE), se podrán deducir hasta un 80% las aportaciones realizadas desde el 1 de enero de este año, aumentándose así en 5 puntos porcentuales.

Más concretamente, ese 80% de deducción es ampliado para los primeros 150 euros del conjunto de donativos, donaciones y aportaciones, cuando hasta ahora era del 75%. Para las donaciones que superen esa cantidad, la deducción pasa a ser del 35%, cuando venía siendo del 30%.

Además, si es el tercer año que se realizan donativos, donaciones o aportaciones en favor de una misma entidad por importe igual o superior al del ejercicio anterior, el porcentaje de deducción aplicable será el 40% si se excede de los 150 euros.

*Nota: Estos nuevos porcentajes de deducción aplicarán en la declaración de la renta de 2020.

Tu ayuda es fundamental para poder llevar a cabo los proyectos de FASFI. Puedes hacerte socio/a rellenando el formulario en este enlace.

Semana solidaria FASFI 2020

Semana solidaria FASFI 2020

Este año no hemos podido disfrutar de la mayoría de actividades que se celebran tradicionalmente en los colegios de la Fundación Educativa Jesuitinas a beneficio de FASFI en su semana solidaria. Sin embargo, los bocadillos, mercadillos, festivales o meriendas solidarias se han sustituido por tutorías virtuales con materiales de sensibilización sobre distintas realidades, vídeos para conocer mejor los proyectos de FASFI o un concierto online en el que nos hemos sentido más cerca que nunca.

La semana comenzó el 27 de abril con el Día FASFI dedicado a recordar la vida de Mª Antonia Bandrés, una mujer que entregó su vida a los demás. En este día la Fundación Educativa Jesuitinas compartió una reflexión que nos invitaba a ver el mundo #ConOtraMirada asegurando que “las personas que viven su vida orientada hacia los demás, en clave de servicio, descubren que no hay cosa pequeña ni detalle sin importancia”, y las Hijas de Jesús compartían el siguiente vídeo sobre su vida que nos acercaba más a ella.

          

En los colegios, como cada año, desde FASFI proponemos unos materiales para trabajar en la tutoría FASFI y este curso el tema a abordar era sobre el consumo de ropa y la industria textil. Podéis ver un vídeo resumen de la campaña #TiraDelHilo en este enlace que se usó para concienciar al alumnado. Además, desde Granada nos llegó el siguiente vídeo en el que cada alumno mostraba una prenda con una etiqueta solidaria en la que habían escrito un mensaje o un compromiso para realizar un consumo responsable y sostenible.

         

También ofrecimos varias fichas y recursos para que los más pequeños dedicaran una parte de su tiempo a conocer la FASFI a la vez que servían de entretenimiento para este período de confinamiento. Nos llegaron vídeos del colegio Juan Nepomuceno Rojas de Sevilla con multitud de dibujos de su alumnado y del colegio Mater Purissima en Madrid en el que compartían algunas de las reflexiones de todos los cursos tras las tutorías. Os invitamos a verlos:

 

 

 

 

 

 

Para clausurar la semana FASFI, celebramos un concierto solidario online desde el canal de Youtube de FASFI en el que pudimos disfrutar de la música de 12 artistas: David de Amo, Maite López, Óscar Santos, Javi Jódar, Juan Susarte, Manu Escudero, Álvaro Fraile, Nico Montero, Unai Quirós, Salomé Arricibita, Almudena Hernández y Siervas, a los que agradecemos su colaboración porque nos hicieron pasar una tarde en familia con toda la comunidad educativa y consiguieron transmitirnos su esperanza, fe y alegría.

En el encuentro online también contábamos con un chat en directo en el que íbamos intercambiando impresiones, agradecimientos y nos iban llegando saludos de todas partes de España e incluso desde Mozambique, Bolivia o República Dominicana.

En este enlace podéis ver el vídeo completo sin interrupciones y también podéis revivir el concierto releyendo el chat en directo con los comentarios en este otro enlace.

 

 

 

 

 

 

Recordamos que se pueden seguir haciendo donaciones con el concepto SEMANA FASFI a través de la web o por cuenta bancaria para que este año se puedan llevar a cabo los proyectos planteados para 2020.

¡GRACIAS A TODOS POR LA COLABORACIÓN!

 

 

 

 

 

 

Henar Fraile, una vida de entrega

Henar Fraile, una vida de entrega

El pasado sábado 18 de abril falleció Henar Fraile, Hija de Jesús muy vinculada a FASFI. Lamentamos profundamente su pérdida y transmitimos nuestras condolencias a sus familiares y allegados.

Desde FASFI queremos reconocer su entrega generosa con un texto escrito por sus compañeros y amigos de la Comisión de Voluntariado de la que formaba parte activamente:

 

“Hoy nos hemos enterado de que ha fallecido Henar Fraile, Hija de Jesús y miembro de la comisión de Voluntariado de la FASFI. Muchas ideas y pensamientos nos recorren la mente, pero quizá una palabra que organiza y engloba muchas de esas ideas es GRATITUD.

Una vida llena de alegría, vitalidad y entrega, aceptando cada nuevo destino desde la Fe y la Esperanza en el Señor. Un alma misionera que le llevó a elegir siempre a los más pobres y vulnerables. Aportando a la comisión la experiencia de quien ha pisado y conoce el terreno, haciendo tantas veces de puente entre culturas, generaciones y, en definitiva, entre todos los que formamos la FASFI.

Siempre unida con su pensamiento y oración en cada una de las reuniones y jornadas que preparábamos en estos últimos años, animada y con la esperanza de volver a la primera línea. Quiso el Señor que participaras en la Acogida de los Voluntarios 2019, y en este tiempo de Pascua te ha llamado para que goces ya de su presencia, y prepares junto a Él tantas otras acogidas.

Ahora somos nosotros quienes nos unimos a ti en oración y acción de gracias por tu vida de entrega y donación. Un abrazo.”

Juanjo Briones, coordinador de la Comisión de Voluntariado de FASFI.

Tu recuerdo permanecerá entre nosotros y se mantendrá viva la llama de tu luz.

FASFI colabora en la emergencia del COVID-19

FASFI colabora en la emergencia del COVID-19

El coronavirus ya se ha cobrado la vida de más de 17.000 personas en España, convirtiéndose en el segundo país del mundo más castigado por la pandemia. La situación es nueva para todos y, aunque nos resulte difícil el confinamiento, esta crisis afecta con más dureza a los 8,5 millones de personas que -según el informe FOESSA- están en situación de pobreza y exclusión social en nuestro país.

Por este motivo, desde FASFI hemos decidido hacer una aportación económica de 5.000€ a Cáritas para ayudar a frenar las peores consecuencias producidas por esta crisis. Cáritas conoce los problemas a los que se están enfrentando las personas más vulnerables de nuestra sociedad y están reforzando sus programas de atención para que nadie se quede atrás.

Las personas sin hogar, que son más de 30.000 en España, no pueden confinarse ni decir el famoso “yo me quedo en casa” por lo que son uno de los grupos que se ha visto más afectados por esta crisis. Se han cerrado recursos a los que iban anteriormente y tienen sistemas inmunológicos más débiles, debido a todo lo que supone vivir en la calle, que les convierte en grupo de riesgo frente al Covid-19.

Por otra parte, las familias más vulnerables han sido las primeras en notar el parón de la economía. La pérdida del trabajo o la imposibilidad de que los hijos continúen el curso de forma online por sus escasos recursos han sido golpes duros para ellas.

Por último, las personas mayores, además de ser un grupo de alto riesgo frente a la pandemia, están sufriendo otros problemas relacionados con el aislamiento, la soledad o el miedo al contagio.

Cáritas, como muchas otras organizaciones, tienen contacto directo con estas realidades y conocen sus necesidades. Es por esto por lo que hemos querido arrimar el hombro en esta situación de emergencia.

Recordemos que todos podemos contribuir en mayor o menor medida facilitando la vida de los demás, tanto en nuestro entorno más cercano con pequeños gestos cotidianos, como a personas a las que no conocemos a través de entidades.

Una voluntaria de Uruguay viaja mañana a Villa Ocampo, Argentina

Una voluntaria de Uruguay viaja mañana a Villa Ocampo, Argentina

La semana pasada en Uruguay celebraron el envío de una joven voluntaria, Agustina Espino, que con 21 años va a hacer su primer voluntariado internacional con FASFI. Su destino será Villa Ocampo, una ciudad situada en el noreste de la de la provincia de Santa Fe, en Argentina, donde están las Hijas de Jesús acompañando a las familias de la zona en diversos ámbitos.

Agustina viajará mañana, 26 de febrero, y hará su voluntariado hasta el 6 de mayo después de haber estado estos últimos meses siguiendo la formación propuesta por FASFI con constancia.

                                           

Su alegría y su testimonio han movilizado a sus amigos y familiares, por eso le despidieron con tanto cariño.

El colegio Juan Nepomuceno Rojas celebra San Valentín colaborando con FASFI

El colegio Juan Nepomuceno Rojas celebra San Valentín colaborando con FASFI

La semana pasada el colegio Juan Nepomuceno Rojas de Sevilla, de la Fundación Educativa Jesuitinas, realizó una actividad a beneficio de FASFI en la que participaron todos los cursos excepto infantil.

Aprovechando que al alumnado le encanta la celebración de San Valentín, los profesores propusieron una simpática iniciativa bajo el lema: “Díselo con palabras, demuéstraselo con hechos” en la que, desde el día 10 hasta el 13, se vendieron corazones de cartulina a 1€ acompañados de chupa-chups que podían regalar al compañero o compañera que eligieran con el mensaje que consideraran oportuno. Los corazones se intercambiaron el viernes 14 de febrero en el recreo y de esta forma se pretendía inculcar la importancia del amor, la amistad y el servicio mediante el cuidado de esos lazos.

                        

Las personas que se encargaron de coordinar esta actividad estuvieron animando a todo el mundo a participar en este proyecto solidario para poder recaudar el mayor fondo posible y, a su vez, dar ejemplo de amistad a sus alumnos.

Finalmente han conseguido llegar a casi 500 piruletas vendidas, y el dinero recaudado se destinará al proyecto FASFI que ha elegido el centro este año, que es el de “Apoyo al Hospital Comunitario de St. Joseph en la comunidad rural de Chipwanya en Malawi”.