Dialogando con…Pablo Zimmermann

En el camino hacia los 150 de años de la Congregación de las Hijas de Jesús, la Congregación propone cada mes una conversación para acercarnos a su realidad. Este mes, el diálogo ha sido entre Beatriz Neff (FI) y Pablo Zimmermann, gerente de FASFI.

Os dejamos una transcripción de la entrevista, por si te la perdiste. Si prefieres, puedes volver a escucharla aquí.

Tras contar un poco sobre su formación y experiencia profesional previa, vinculada tanto a la cooperación al desarrollo como al mundo educativo, Pablo cuenta cómo aterriza en FASFI.

Resulta que su vínculo con las Hijas de Jesús, viene de mucho antes de empezar a trabajar en la Fundación. Su mujer, Cristina, era antigua alumna del Colegio María Virgen de Madrid. Y sus cuatro hijos han ido a ese mismo colegio.

Pablo se incorpora a la gerencia en plena pandemia, en abril de 2020. Cuenta que fue un momento duro y complicado para todos, pero piensa que “de estos momentos tan críticos, hay que sacar algo positivo”.

“La pandemia nos ha situado en el mapa a todos. Nos ha hecho ver lo vulnerables que podemos ser como sociedad. La pandemia ha incidido a todo el mundo por igual. No es como cuando veíamos un desastre lejos de casa y pensabas que nunca te iba a tocar […] La pandemia nos ha acercado a reforzar la humanidad. Nos hemos dado cuenta cualquier gesto que se haga como persona incide en el resto”.

“Cuando entramos, el momento en FASFI era complicado […] En abril nos empezaron a llegar propuestas de los proyectos que se querían realizar para 2021 y nosotros estábamos viendo ya que había una caída de fondos importante. Una caída que era normal, la crisis de salud nos trae una fuerte crisis económica, y mucha gente lo estaba pasando y lo va a pasar mal. Además, una línea muy importante de financiación de proyectos está en los colegios, y estaban cerrados, no pudimos celebrar la Semana FASFI… Hubo una caída de casi el 45% de los fondos de recaudación prevista en el año. Y vimos que teníamos que financiar los proyectos pero que había que recortar… teníamos que repartir los fondos para dar cabida a todos los países en los que queríamos estar y no dejar a ninguno detrás.” 

Beatriz (FI), le preguntaba: ¿Y cómo se hace esto? Recortar… Con dolor, me imagino, pero ¿Cuáles son los criterios que os ponéis para acceder a unos proyectos y tener que posponer otros?

“Fue uno de los momentos más duros. Decir que no a proyectos fue uno de los momentos más complicados. Nos dimos cuenta que había que poner foco en los proyectos de FASFI. Había algunos proyectos de reformas y construcción, y eso los dejamos para una segunda parte. Había que centrarse en cuestiones humanitarias y en cubrir necesidades muy básicas a muchas familias.

Además, también era importante poner foco en nuestro trabajo. Tenemos que ser conscientes en qué somos buenos. Y lo tenemos claro, y lo encontramos yéndonos atrás del todo, al inicio de FASFI, a la Madre Cándida. Y ¿en qué tiene sentido que FASFI tenga su foco? 

Pues está claro…Hay una frase de mi hija Cristina y de mi mujer, que dicen que, si la madre Cándida hubiera nacido ahora, sería una “influencer”. Y estoy de acuerdo. Era una adelantada a su época. Los proyectos de FASFI tienen que tener el sabor de esas acciones que realizaba la Madre Cándida en su día. Nuestro foco tiene que estar en la educación. Y de ahí también vamos de la mano de la Fundación Educativa Jesuitinas.”

Beatriz Neff: ¿En qué lugares están presentes los proyectos de FASFI? 

“Ahora mismo desarrollamos proyectos en Bolivia, Cuba, República Dominicana, Venezuela, Argentina, Malawi, Mozambique, Bangladesh, Filipinas, España…”

Beatriz Neff: Cuéntame un poco. ¿Cómo estáis impulsando la acción con los colegios? ¿Cómo ha sido y cómo está siendo la situación este año?

El año pasado fue un año complicado en los colegios. Este año, a pesar de la pandemia y que el día a día en los colegios no es fácil, la respuesta ha sido bestial. Nos hemos adaptado a este nuevo escenario, con ideas nuevas… y la verdad es que estoy muy contento por cómo se está trabajando con los colegios… Luego, una línea que queremos  trabajar mucho es convertir a FASFI en algo trasversal en los colegios. Que no se quede en algo anecdótico. Y creo que hay que sacarle jugo a toda la experiencia que tiene FASFI, para la educación en valores y educación para el desarrollo en los colegios.

A través de FASFI tenemos que visibilizar el trabajo de las misioneras de las Hijas de Jesús, muchas veces desconocido, y al que, en ocasiones, no se le da valor… Y cuando lo conoces desde dentro, y a las Hijas de Jesús que están en terreno y que están trabajando allí… te das cuenta de que el trabajo que hacen es tan grande que hay que hacer porque la gente lo conozca y lo valore. 

Beatriz Neff: Cuéntanos sobre esa experiencia que te ha marcado.

Hay un momento que para mí ha sido algo importante, y se me pone la piel de gallina cuando lo cuento… Y es con el proyecto de Mozambique, en Metoro. 

Hemos hecho un proyecto piloto que es el proyecto de las lámparas solares. En Metoro hay una escuela donde trabajamos por el derecho a la educación de jóvenes vulnerables. La realidad es que muchas de las familias de los jóvenes, en sus casas no hay luz eléctrica y por tanto sus momentos de estudio y de lectura son muy cortos, porque dependen de la luz solar. Dándole vueltas al tema se nos ocurrió hacer una “Biblioteca de luz”, así es como se llama el proyecto. Son lámparas solares potentes que con 8 horas de carga al sol dan 12 horas de luz. Entonces lo que se ha hecho ha sido llevar las lámparas a la escuela, las Hijas de Jesús que están allí han trabajado sobre qué familias tienen esas necesidades y entonces se las damos en préstamo. Se pueden llevar la lámpara a casa para que los alumnos la utilicen. Hemos llevado 200 lámparas. Con ese proyecto al final favorecemos el derecho a la educación, reducimos el abandono escolar, fomentamos la lectura…

Teníamos que llevar esas lámparas a Mozambique, y mandar algo allí no es fácil. Pepita Pérez, Hija de Jesús, volvía a Mozambique en diciembre y se ofreció para llevar las lámparas. Vino un día a la oficina para ver las lámparas y cómo las trasladábamos allí. Y empezó a contarnos la realidad de Mozambique. La situación en Mozambique es muy complicada. Hay una situación casi de pre-guerra civil, con grupos insurgentes terroristas, y muchas familias desplazadas huyendo del terror que están yendo hacia Pemba. Se calcula que hay cerca de casi 600.000 desplazados. Esta es la última cifra que tengo, pero seguro que ya hay más. Pepita nos contaba sobre este drama, pero además nos decía que estaba nerviosa porque ella estaba deseando coger su avión para irse a Mozambique. Que ella sentía que su sitio estaba allí, que tenía que estar con sus jóvenes, con sus familias, y estaba deseando que llegara el día para coger el avión de vuelta para llegar a Mozambique. Y claro, nos contaba la situación de Mozambique, el avance de los terroristas… y ella nos decía: “¡No, si todavía están lejos! Están a 200 km.” Y a mí se me ponía la piel de gallina. Y es lo que os comentaba antes, la gente tiene que conocer estas realidades y la fuerza, el compromiso y la dedicación que tienen las Hijas de Jesús.”

Beatriz Neff: ¿Cómo suscitar esta vocación misionera en los más jóvenes? Supongo, que a través del voluntariado, que además es algo fundamental en FASFI. Cuéntanos un poco sobre el voluntariado en FASFI.

Personalmente, me parece que el voluntariado es una herramienta fundamental para concienciar y conocer. Pero el momento actual nos ha hecho parar todo el tema del voluntariado al terreno. Pero también es por responsabilidad nuestra. Si aquí en España y Europa se ha vivido la pandemia como se ha vivido, en países en desarrollo de América Latina, África, Asia puede ser mucho más complicado… bueno, solo tenemos que ver las noticias de India ahora mismo, cómo están sufriendo. Y por esto nosotros tenemos que tener mucha sensibilidad con este tema, no podemos correr el riesgo de enviar un voluntario a alguno de los proyectos de estos países por dos cuestiones. Primero, porque un voluntario puede llevar el virus dentro y no saberlo. Y que llegue a una comunidad y que haya nuevos infectados por su causa… puede ser momento muy difícil porque la sanidad es muy distinta allí que aquí. Y lo segundo, que el voluntario viaje y se contagie de COVID allí. Entonces este año hemos decidido suspender el voluntariado internacional, no hay voluntarios que vayan a viajar. Estoy deseando que acabe la pandemia porque desde FASFI queremos impulsar este tipo de voluntariado. Para mí es una manera de transparencia vital para una ONG : que las personas tengan la experiencia de viajar a terreno, de conocer un proyecto, de conocer una comunidad y sus realidades, de colaborar activamente, y lo que es muy importante, que luego vuelvan y lo cuenten. Yo siempre digo que un voluntario o voluntaria que viaje a terreno, al final se convierte en un prescriptor de nuestra ONG. 

Además, para FASFI es muy importante el trabajo que desarrolla la Comisión de Voluntariado, que tiene un papel muy importante y se preocupan de que las personas voluntarias vayan formadas. Creo que hay que cuidar muy bien las expectativas de la gente que viaja, formarles antes de ir, que sepan dónde van a viajar, cuál va a ser su cometido, que conozcan el trabajo que realizan las Hijas de Jesús y acercarles nuestra misión, visión y valores. Eso es vital. Una persona voluntaria se convierte en un representante de nuestra ONG, y cualquier voluntario que vaya a terreno lleva nuestro nombre escrito en la frente. Y es fundamental que hagan un trabajo excelente, que se lleven una experiencia maravillosa de ese viaje que van a vivir. Y a partir de ahí que nos ayuden a contar lo que han vivido. Es la mejor manera de ser transparentes y de que las personas sepan cómo trabajamos allí.

Beatriz Neff: ¿cuáles son los retos inmediatos, a medio plazo, en FASFI?

Muchos… para mí, unos de los retos fundamentales esa hacer transversal a FASFI, trabajar con los colegios codo con codo y aprovechar esa herramienta. Otro reto importante es ampliar nuestra masa social: en socios, en voluntarios, en empresas responsables… es la fuerza que nos permite hacer todo nuestro trabajo. Y luego, un objetivo a muy largo plazo para mí, un objetivo que siempre comento y que a la gente le sorprende, es que FASFI desaparezca, eso significará que ya no hay personas vulnerables, no hay desigualdades, no hay falta de oportunidades en distintas partes del mundo…Es entonces cuando no tendría sentido que FASFI existiera… Es un objetivo utópico.

Beatriz Neff: Estaba ahora acordándome de la campaña que estáis llevado a cabo este año, con ese nombre tan bonito: “Tú les cargas de esperanza”. Que nace en este momento de pandemia… Cuéntanos un poco de dónde y cómo nació esta idea de proyecto

En plena pandemia sentíamos que teníamos que hacer algo. Empezamos a trabajar en campañas y nos salía todo muy triste, hablamos de COVID, de pandemias… y paramos y dijimos; no, ya tenemos mucha tristeza en la televisión, en la radio, en las conversaciones de ventana a ventana… y nos dimos cuenta que queríamos algo positivo. Algo que fuera desde la sonrisa y desde la alegría… Si os fijáis todas las imágenes de la campaña son positivas, transmiten alegría y serenidad…Y luego, la pila del móvil [el logo de la campaña] es un guiño hacia el mundo moderno. Siempre llevamos un móvil en la mano y cuando se agota su batería parece un drama nacional, todos como locos, buscando un enchufe para cargar el móvil porque parece que desconectamos del mundo y que nos va a pasar algo horrible, cuando realmente no pasa nada. Al final, era comparar esa batería del móvil con otra batería mucho más importante que llevamos cada persona dentro, que es la batería de esperanza, que va a ser el motor de nuestra vida. Muchas personas la tenemos llena, pero muchas otras la tienen vacía.  Y cómo con pequeños gestos, podemos ayudar a que esas personas que tienen la batería de esperanza vacía, se la vayamos llenando y que sea el motor de su vida. La campaña recogía todos los sentimientos de ese momento complicado, pero dándole una vuelta y viéndolo desde una perspectiva optimista…buscamos sobre todo algo tranquilo, que diera serenidad, y creo que la campaña lo ha logrado. Lo que era importante era que teníamos pocos recursos y que queríamos una campaña que fuera atemporal, y que fuera hilo conductor de muchas acciones… Como se puede ver en la Tutoría FASFI que hemos compartido con los colegios y en la Primera Carrera Escolar que hemos lanzado este año… La idea es que la campaña siga creciendo, ya que creemos que tiene mucho recorrido. 

Beatriz Neff: ¿Cómo podemos trabajar todos hacia una misma dirección? 

“En estos momentos complicados, el trabajo en equipo es fundamental. Y creo que nosotros tenemos algo muy bueno, que es que somos muchos y nos sentimos familia, y creo que el poder de la familia en estos momentos es muy importante. Y trabajar conjuntamente es lo que tenemos que hacer… si queremos hacer algo grande tenemos que trabajar conjuntamente. Nosotros desde nuestra posición de FASFI estamos abiertos y trabajamos en línea con todos los colegios, con todos los proyectos y todos los países, intentando tener una comunicación cercana y directa.

Estamos intentando ponernos en línea con lo que está pasando en los distintos países. Algunos proyectos aprobados por FASFI se tienen que modificar sobre la marcha, ya que el COVID nos está obligando a que de repente un proyecto que creíamos que se podía hacer de una manera hay que hacerlo de otra muy distinta, o se han creado nuevas necesidades muy grandes y reorientamos el proyecto a esa línea de necesidades básicas. Y estamos muy sensibles desde ese tema. Si desde los países nos comunican esos cambios en los proyectos nosotros vamos con ello. Desde FASFI queremos que nos vean como un respaldo al trabajo que hacen allí. Y por eso tenemos que trabajar en línea y conjuntamente. 

Beatriz Neff: A lo largo de esta conversación estamos conociendo a FASFI, y te estamos conociendo a ti, pero también hay un equipo permanente. Y luego también, hay un montón de delegaciones en distintos lugares. Cuéntanos quién forma parte el equipo y algo sobre las delegaciones y cómo trabajan.

Claro, además este año en el equipo ha habido muchas novedades y no he sido yo el único que ha llegado nuevo a FASFI. En esta entrevista, estoy yo como Pablo, pero represento a todas las personas que tengo detrás, que sin ellas no sería posible hacer todo esto. En el equipo ahora mismo están: una responsable de proyectos, Ana, una responsable de comunicación y sensibilización, Amparo, y dos personas más en Elche y en Madrid, Carmen y Rosi, que nos traen la experiencia de muchos años en FASFI. Nos dan conocimiento de años atrás en FASFI y todo lo que ha ocurrido, el histórico lo tienen ellas y es fundamental para nosotros. 

Estas somos las personas del equipo contratadas. Pero luego, lo bueno que tenemos en FASFI es que tenemos muchos voluntarios y voluntarias. Tenemos delegaciones que las forman personas voluntarias, que es increíble, que ceden su tiempo, y con una dedicación increíble. En España hay 8 delegaciones y también tenemos fuera de España, que nos apoyan en la búsqueda de recursos y de oportunidades y nos ayudan a llevar la voz de FASFI. También contamos con la ayuda muy importante de una serie de Comisiones, también formadas por voluntarios… Al final resumo: somos una familia.”

Beatriz Neff: Antes, cuando estabas hablando de los proyectos, te quería preguntar por alguno de los proyectos, pero hay un tema que me interesa especialmente, y es el tema de la mujer. Hay muchos proyectos que se enfocan en el tema de la mujer. ¿Cómo trabajáis el tema de la mujer?

“Es el segundo foco más importante de los proyectos de FASFI: los derechos de la mujer. A través de nuestros proyectos, buscamos empoderamiento y emprendimiento de la mujer, y situarla en el lugar que le corresponde en estas comunidades donde trabajamos. Para ello, es importante conocer profundamente a la comunidad. Desde FASFI no llegamos a los sitios e imponemos un proyecto, sino que el proyecto nace en ellos, la propia comunidad nos propone el proyecto, porque si no, no tendría sentido, sería un fracaso. Y una de las peticiones clave es esta, dar a la mujer el sitio que le corresponde, darles herramientas para su empoderamiento… Y tenemos varios proyectos que están enfocados 100% a la mujer. En España, y fuera de España.

Me viene a la cabeza el proyecto de “Mujeres que tejen vida” en Bolivia. El otro día tuvimos una videoconferencia con ellas y me encantó la experiencia.  Hay un dicho en cooperación que dice que la pobreza tiene cara de mujer, y es real. Son sociedades donde la mujer pasa a un segundo plano, y la pobreza se ceba con ellas. A través de nuestros proyectos y nuestra fuerza logramos ayudar en ese campo y es un foco fundamental para FASFI.” 

Beatriz Neff: Vamos a ir terminando…a mí se me ha hecho corto. Te voy de dejar que termines tú.

Mi sentimiento es que somos fuertes como familia, Que podemos aportar mucho cuando trabajamos en equipo, y que por pequeñito que sea FASFI y los recursos que tengamos, somos una gran ONG con un gran corazón. Tenemos mucho que aportar y creo que nuestro trabajo es fundamental para dar dignidad a esas personas que, por su destino y por donde les ha tocado nacer y vivir, se les ha negado. Creo que es responsabilidad nuestra devolverles esa dignidad y aportar desde FASFI este trabajo para lograrlo.

Dialogando con…Pablo Zimmermann
Thanks!

Con tu donación nos ayudas a mejorar sus vidas,
a recuperar su infancia.