Sobre la importancia de una Cobertura Sanitaria Universal

En la actualidad, gracias a los avances en la medicina, la tecnología, y el desarrollo de sistemas de protección social, las personas vivimos en general más, y a veces, mejor.

El desarrollo y mejora de diversos condicionantes también han tenido mucho que ver en el aumento de la esperanza de vida, tales como el acceso al agua potable y al saneamiento básico, la educación para la salud, la mejora de los cuidados materno infantiles, las condiciones de trabajo seguras, etc. Sin embargo, todavía existen muchas diferencias y dificultades.

Hoy, Día Internacional de la Cobertura Sanitaria Universal (CSU), casi 100 millones de personas se ven abocadas, cada año, a la pobreza extrema por tener que pagar de sus propios ahorros los servicios de salud. A estos, además, habría que sumar los 930 millones de personas que dedican al menos, un 10% de su presupuesto familiar a gasto de la salud, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Añade que más de la mitad de la población mundial carece de acceso integral a los servicios sanitarios básicos.

Más de 3.000 millones de personas, el 40% de la población mundial, no tienen una instalación para lavarse las manos con agua y jabón en casa, lo mismo que sucede en el 47% de las escuelas, lo que afecta a 900 millones de niños.

Según la Organización, la Cobertura Sanitaria Universal es “el mecanismo por el cual las autoridades sanitarias aseguran que todas las personas reciben los servicios sanitarios que necesitan”. Por servicios sanitarios, se entiende desde estrategias dirigidas a la promoción de la salud (las campañas antitabaco, por ejemplo) hasta prevención de enfermedades o rehabilitación. Lograr una Cobertura Sanitaria Universal es uno de las metas del Objetivos de Desarrollo Sostenible, concretamente del ODS 3: Salud y Bienestar

En la actualidad, la pandemia del COVID19 nos recuerda cómo garantizar el derecho de todos a la salud, a través de la CSU, es algo que se traduce en necesario: se trata de una inversión y una necesidad global, no un gasto o un lujo limitado a solo unos países. La salud es un derecho humano.

En FASFI, para el año 2021, se han aprobado varios proyectos que tratan de promover el acceso a la salud. En Malawi, por ejemplo, a través de la Congregación Teresian Sisters y de la Fundación Solidaria Candelaria (Sevilla), se trabaja para mejorar el acceso a la salud de la comunidad rural de Chipwanya, en condiciones de extrema pobreza. Se ofrece atención sanitaria gratuita y dispensación de los fármacos prescritos, con atención preferente a niños, embarazadas y enfermos crónicos.

Por otro lado, en Metoro (Mozambique) se facilita atención médica gratuita a cerca de 700 personas en el centro de salud de medicina natural de la parroquia de Cristo Rey.

Sobre la importancia de una Cobertura Sanitaria Universal
Thanks!

Con tu donación nos ayudas a mejorar sus vidas,
a recuperar su infancia.