Día: noviembre 11, 2019

Acogida de voluntarios internacionales 2019

Acogida de voluntarios internacionales 2019

El pasado sábado 9 de noviembre celebramos en la sede de la Fundación Educativa Jesuitinas en Madrid la acogida de los voluntarios internacionales de 2019. Fue un día de encuentro y de compartir lo vivido en los distintos países. Escuchamos muchas realidades e historias repletas de emociones y aprendizajes.

Tamara y Carmen pusieron ojos y voz a la realidad en Filipinas. Lo que nos contaron ambas fue muy revelador ya que el continente asiático es un gran desconocido en muchas ocasiones y nos descubrieron una realidad llena de contrastes. Compartieron dos puntos de vista distintos haciéndonos ver la amplia diversidad del mundo y nos transmitieron ganas de seguir aportando nuevas ideas desde aquí para mejorar problemas concretos de allí.

Después pasamos al continente africano con el testimonio de Pablo y su voluntariado en Mozambique. Ya era el segundo año que iba y, tras un breve análisis del contexto social y político del lugar, expresó que lo que se llevaba, al fin y al cabo, eran nombres, rostros e historias de personas concretas. Pablo ha ido escribiendo post de sus vivencias en el blog de Vivir FI bajo el título “Impresiones ignorantes”.

Tras el descanso, Elena, Verónica, Irene, Albert y Mercedes nos contaron cómo fueron sus voluntariados en el Valle de Elías Piña, en República Dominicana. Elena insistía en las ganas de seguir aprendiendo para poder mejorar. Verónica e Irene prefirieron contarlo simulando una pequeña entrevista entre ellas porque decían que les costaba mucho expresar lo que habían vivido en tan solo 20 minutos. “Este voluntariado me ha hecho poner los pies en la tierra” decía Irene. Verónica aseguró que la formación le ayudó mucho para prepararse y tener claro cuál iba a ser su labor ahí. Albert hizo hincapié en la importancia de la educación y en lo que se valora allí la escuela. Por último, Mercedes transmitió que su voluntariado lo vivió intensamente, con los ojos y el corazón muy abierto, y agradeció a las Hijas de Jesús su trabajo incansable allí durante todo el año.

Finalizamos la mañana con Pablo, periodista de profesión, que tuvo otro espacio para dar una charla sobre el postureo en el voluntariado y cómo hacer efectiva la comunicación y la información preservando siempre la dignidad de las personas.

Durante la tarde los voluntarios tuvieron un tiempo de recogida de la experiencia, un espacio para la reflexión y para pasar por el corazón lo vivido. También se dieron propuestas de mejora que ayudan a la comisión de voluntariado a seguir avanzando.

Para terminar, queremos dar las gracias a todos los que vinisteis a este encuentro. Ahora toca sembrar en el día a día aquello que cada uno recogió para que la experiencia haya merecido la pena.

¡GRACIAS!