Amaneciendo en Buen Retiro (Bolivia)

«Me sorprende el amanecer bajo un cielo de multicolores grisáceos vislumbrando tras las montañas que rodean el valle. Sucumbe la noche para dar fuerza a un radiante día.

¡Renace la luz, la vida, el color!

Los chicos corretean por el patio: unos poniendo en remojo sus ropas, otros recogiendo las suyas…Ríen, se gastan bromas mientras construyen una montaña con la hojarasca caída para utilizarlas de estiércol en el huerto. Siento correr la vida que llevan dentro, pero también la tristeza que invade las caras de los más callados, de los más solitarios…supongo que en sus mentes, todos, de una forma u otra SUEÑAN.

Junto a este deleite para la vista, llegan hasta mi los olores de las flores, el sonido de los pajarillos en su despertar

¡Todo un placer par los sentidos!

Dentro de este paisaje natural, las sombras, las carencias, el incierto futuro, la falta de expresividad de los rostros, la timidez, el desconcierto y la desconfianza ante lo desconocido.

En relación a las “hermanas” solo puedo expresar mi agradecimiento por su acogida, por su confianza en mí, por hacerme sentir que estoy en casa.

La visita a las comunidades donde viven las familias de nuestros chicos, me hace descubrir que me encuentro en la “Bolivia  más profunda”, y ahora, sí, entiendo el pleno significado de la palabra “desolación”, las miradas escurridizas, la soledad de las mujeres en las zonas rurales, donde supervivir de la forma más primaria es lo único que conocen, donde las relaciones sociales son inexistentes, donde el miedo se encierra cada noche tras cerrar la puerta….

¡Y empieza a caer la noche!»

Juana Navarro. Voluntaria

Amaneciendo en Buen Retiro (Bolivia)
Thanks!

Con tu donación nos ayudas a mejorar sus vidas,
a recuperar su infancia.