“YO ME QUEDO CON EL VALLE”

Mi nombre es Ana, soy de Málaga (España) y he sido voluntaria durante septiembre y octubre en el Valle de Elías Piña. Salí de España bastante ilusionada y con muchas ganas, aunque también con un poco de inquietud ante lo desconocido, y después de casi dos meses vuelvo a casa muy feliz, contenta y con la maleta cargada de aprendizajes.

Para mi esta experiencia ha sido un regalo enorme que lo guardo en mi corazón. Ojalá todo el mundo pudiera disfrutar esto que yo he vivido al menos una vez en la vida. Es cierto que yo vine aquí como voluntaria a dar, a ofrecer mi ayuda y a echar una mano, pero veo que realmente he sido yo la que mas he recibido.

Es difícil resumir todo lo vivido en apenas unas líneas, han pasado muchas cosas día a día, y es cierto que ha habido momentos mas fáciles que otros, pues es un contexto difícil, pero este viaje ha marcado un antes y un después en mi vida y yo me quedo con todo lo positivo, me quedo con lo bueno.

Me quedo con la acogida de los habitantes del Valle que mi hicieron sentir como en casa desde el primer día, que me hicieron sentir como una más y no una como una extraña.
Me quedo con las visitas a las familias, con su recibimiento, con su trato, con su alegría.
Me quedo con su forma de vivir, con su humildad, con su generosidad a pesar de las fuertes necesidades que sufren.
Me quedo con el cariño, con los abrazos, con los besos, con el agradecimiento que transmiten.
Me quedo con las sonrisas de los niños cada día en la escuela, con sus ganas de aprender y de vivir, con su esfuerzo y empeño a pesar de las grandes dificultades. Estos niños me han dado verdaderas lecciones de vida.
Me quedo con las conversaciones a media tarde, con los paseos a la salida de la escuela, con los juegos, con los bailes, con las risas hasta llorar, con cada minuto que he pasado con ellos, con los niños y con los no tan niños.
Yo me quedo con el Valle
GRACIAS por TODO. Os recordaré todos lo días y aplicaré en mi vida todo lo que me habéis enseñado con la vuestra.Espero haber dejado una pequeña huella en vuestras vidas y haber sabido transmitir esperanza.
“A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota” (Madre Teresa de Calcuta).
Ana Medina, Voluntaria FASFI
“YO ME QUEDO CON EL VALLE”